Pereyra cumplió la promesa y le redoblaron la apuesta