La familia de Bruno, aún en duelo, sigue lidiando con Apross

A pocos días del fallecimiento del pequeño, la mutual continúa ocasionando dificultades. Álvaro, tras ser el donante de su hijo, actualmente necesita ser atendido y no puede contar con los estudios y controles dadas las trabas.

Compartilo con alguien:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter

AUDIO | Larisa Monetto, abuela de Bruno

Bruno tenía ocho meses, estuvo internado en terapia intensiva con un cuadro de salud muy delicado previo a incontables intervenciones y exámenes previos.

Según contó su abuela, Larisa Monetto, debió atravesar largas internaciones de hasta un mes en varias oportunidades. La Clínica El Sol solicitó su traslado para que sea atendido en el Hospital Privado, dado la compleja situación.

Allí, los médicos le diagnosticaron cirrosis y confirmaron que requería de un trasplante de hígado. Luego de varias etapas, la operación llegó cuando el pequeño había empeorado por lo que no lo soportó la cirugía y lamentablemente dejó de existir.

Con un extenso historial médico y la urgencia por la gravedad, Apross ha puesto obstáculos desde que Bruno ingresó a la obra social.

“Siempre fue renegar con la mutual constantemente, pidiendo que me escuchen. Creo que hasta me bloquearon de la página porque mis mensajes no les llegaban. Siempre fue remarla, molestar y pedir ayuda”, resumió.

Mientras el tiempo corría, los problemas con la cobertura no solo retrasaron la procedimiento que Bruno necesitaba, sino también los estudios de Álvaro, papá y donante, por no contar con la obra social. «Era todo un enrosque siempre entremedio de mutuales y decisiones que van allá de uno”, describió Larisa.

Actualmente en plena etapa de duelo, necesita ser atendido para recibir las curaciones producto de la compleja intervención y sigue con dificultades para lograr la atención médica.

Dado al fallecimiento del bebé, desde Apross ponen trabas para cubrir los estudios post operatorios. El joven se encuentra con drenaje y a veces, presenta fiebre.

Cada vez que deben asistir a una consulta, es un peregrinaje por pasillos y papeleos que lo único que hace es «revictimizar».

“Yo utilizo las redes porque sabes que a la larga o a la corta llega. En sí, es un mensaje de enojo, te da mucha bronca la situación”, concluyó sobre su carta abierta a las autoridades.