COLONIA CAROYA | El 35% de las personas atendidas en los Centros de Contención son madres adolescentes

El número es en referencia a 80 grupos familiares atendidos en los Centros de Contención municipal, para familiares en situación de vulnerabilidad. La mayoría de las jóvenes tienen entre 17 y 18 años. En muchos casos, a los 25 años ya tienen entre dos y tres niños. Casi todas son solteras y jefas de familia que no pudieron culminar sus estudios ni desarrollar un trayecto laboral.

Compartilo con alguien:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter

)

La titular de la cartera de Desarrollo Social de la municipalidad de Colonia Caroya, Marcela Luque, confirmó la estadística a RADIO JESÚS MARÍA: el treinta y cinco por ciento de las familias que solicitan asistencia a la cartera competente, son madres adolescentes y, en la mayoría de los casos, solteras.

Según referenció Luque, se trata de madres de entre 17 y 18 años que son Jefas de familia: «los martes y jueves tenemos mucha superpoblación de chicos porque muchas mamás vienen a hacer la terminalidad educativa que se está haciendo con la gente del CENMA», explica, en relación a los niños que contienen en los centros infantiles mientras las madres estudian o trabajan.

«Tenemos, en promedio, madres de entre 20 a 25 años que ya tienen niños, que han sido mamás entre los 18, 17 y con carga familiar de dos y tres niños. Eso sí se nota: hay muchas mamás adolescentes en porcentajes muy altos», insiste la titular de la cartera social del municipio.

Por su parte, Eugenia Godoy, una mujer de 25 años de edad que hace menos de un mes se hizo conocida por dar a luz a trillizas de Colonia Caroya, sio testimonio de su experiencia de vida: con su corta edad, ya es madre de seis hijos, siendo mamá por primera vez a los 16 años.

«Euge» explicó que ella fue mamá a temprana edad porque no tenía información ni diálogo en su casa, la escuela o siquiera entre amigas. El incansable consejo: informarse y cuidarse al iniciarse o tener curiosidad respecto a las relaciones sexuales; no obstante, reflexionó y llevó un mensaje de amor: «siempre hay que tener esperanza: un hijo es lo mejor que pasa en la vida. Se puede».