SOLIDARIDAD | AbogArte recaudó más de $16 mil para instituciones de bien social

El dinero estará destinado a la compra de un minicomponente para la radio de los alumnos de la escuela Coronel Pascual Pringles de Sinsacate; alimento y pintura para el Comedor El Gaby; y dinero en efectivo y remedios para las 28 personas que viven en el Hogar La Pampa, lugar donde radican personas abandonadas desde pequeñas, con discapacidades.

Compartilo con alguien:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter

)

La presidente del Colegio de Abogados, abogada Gabriela Mira, contó a RADIO JESÚS MARÍA el feliz resultado de la venta de cuadros y artesanías dentro del marco de la propuesta denominada AbogArte 2016: con lo vendido, se recaudaron 16 mil pesos.

«Por suerte pudimos que las tres instituciones se fueran con sus sueños cubiertos (…) Se recaudó, en efectivo, 16.500 pesos, con lo que se subastó de cuadros y artesanías. Fueron 13 cuadros», detalló Mira.

Con lo recaudado se logrará adquirir un minicomponente para el proyecto educativo radial para la Escuela Coronel Pascual Pringles de Sinsacate; se destinarán mil pesos para que las niñas de 6to grado de la escuela Pringles puedan conseguir sus remeras de egresadas.

Además, se destinarán seis mil pesos en efectivo para el Comedor El Gaby, de Jesús María, dinero destinado a comprar alimentos no perecederos, así como también se logró la donación de pintura por parte de Diego Molina.

En el caso del Hogar de La Pampa, establecimiento que depende del Hogar de Villa Allende y alberga a veintiocho personas con discapacidad, de entre 20 y 50 años, las cuales fueron abandonadas por sus familias desde pequeñas y actualmente están al cuidado de un matrimonio, Marta y Juan, quienes también fueron niños abandonados en ese hogar.

Para el Hogar de La Pampa se destinarán seis mil pesos, así como también mercadería donada por supermercados de la zona, alimento para dos chanchas preñadas – las inundaciones del año pasado se llevaron ochenta chanchas que tenían bajo su cuidado y eran el motor económico que les permitía autofinanciarse – y medicamentos.

«Muchos de esos chicos tienen problemas epilépticos, convulsionan y no tienen obra social. Por eso Farmacia del Centro donó un botiquín y el compromiso de ayudarlos cuando necesiten alguna medicación», explicó la presidente del Colegio de Abogados local.

Mira confirmó que, en el caso del Hogar de La Pampa, desde la colegiatura se arbitrarán las formas necesarias para acompañar jurídicamente a la institución, la cual ni siquiera cuenta con subsidios oficiales para personas con necesidades extremas.