De oficio, cartonero: la historia de Mario

Una de las postales de Jesús María, la realidad de quienes viven el día a día. Con su moto y carro detrás, recorre las calles en busca de vender lo que otros desechan. "Tengo que buscar la forma de llevar plata a casa", sostuvo.
Compartilo con alguien:
Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter

AUDIO | Mario, cartonero

33 años. Cuatro hijos, la más pequeña de dos años. Mario trabajaba en una fábrica, le dieron de baja y con el dinero que recibió compró su medio de movilidad. Realizó tareas de albañilería, poda, pintura, entre otras actividades.

«Cuando arranqué, pensé que la gente me iba a darla vuelta la cara y la gente me ayuda más», contó. En la actualidad gana $18 por kilo de cartón que reúne y si supera los mil kilos, recibe $25.

«Vivo de esto, cirujeo. Junto cobre, bronce, aluminio, cartoneo, vendo papel. Me rebusco la vida», contó.

También ayuda a una vecina que posee un negocio a quien le lleva bebidas con su carro y allí, recibe unos pesos extras. Manifestó que está abierto a otra oferta de empleo en blanco y que mientras tanto, continúa con el cartoneo que disfruta ya que «encuentra cosas lindas».

Aseguró que la cantidad de material disponible ha ido mermando como consecuencia de la cantidad de personas que venden. Según Mario, hay entre diez y veinte trabajadores en Jesús María. «Se nota la pobreza», expresó.

«He visto dos o tres chicos buscando comida de la bolsa de basura. Me partió el alma te juro por Dios, me dolió mucho», destacó.