Factores de riesgo y debates en pandemia sobre el nacimiento prematuro

A nivel mundial se celebra el Día del Niño Prematuro, una fecha que pone de manifiesto el alto riesgo de mortalidad en bebés prematuros. Una especialista abordó la importancia de mantener alternativas para la evolución, desarrollo y crecimiento del niño. Organizaciones internacionales e investigaciones, manifiestan que el contacto piel a piel del bebé con su madre, evitar separarlos y la lactancia natural son factores claves para su bienestar. Sin embargo, muchas veces el niño es trasladado a incubadoras y atraviesa otros tipos de tratamientos. En la pandemia el impacto trajo debates.

Compartilo con alguien:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter

En el día de Mundial del Niño Prematuro se celebra este miércoles 17 de noviembre, en referencia a aquellos nacidos entre las semanas 34 y 36. Una problemática importante, es la alta tasa de morbilidad que estos niños padecen, frente a ello uno de los debates originados surgió en la pandemia.

Según comentó la Licenciada en Psicología y Puericultora, Ailín Javurek, un hecho más que naturalizado en los bebés prematuros, es la separación de sus madres, para lograr tenerlos monitoreados constantemente y en una incubadora. A nivel de organismos internacionales, se propuso lo contrario y aquí es donde comienza el debate.

Se propuso que madre e hijo en esta situación, se mantengan juntos. En casos de pandemia, la doctora explicó que «por más que la madre fuese positivo», podría amamantar con barbijo pero de forma directa con el pecho y no extrayendo el alimento, lactancia diferida en mamadera.

Según comentó la doctora, en muchos casos fue restringido el acceso a las madres y los bebés, y catalogó como «contraproducente para el desarrollo de los prematuros», ya que la base de su desarrollo y crecimiento es la leche natural de su madre y no la de formula. Un dato curioso, es que las madres vacunadas le pasan por la leche las defensas necesarias.

La pademia no solo dejó repensar en que no era bueno separar a madres e hijos en estados prematuros. Ademas, estas alternativas originadas por neonatólogos, surguieron a partir de la emergencia por falta de recursos e incubadoras. Así se pone en marcha el contacto interrumpido, Método Canguro o el hecho natural y biológica en la que madre e hijo puedan tener contacto de piel a piel.

«Los bebés se curaban más rápido y surgieron resultados e investigaciones positivas como en la respiración, ritmo cardíaco y señales de estrés», refirió la doctora a los métodos naturales de contacto.

Con ello, en este día, la profesional invita a reflexionar sobre el cambio de paradigmas en donde » en vez de tener un bebé con cables conectados y medicaciones», se pueda analizar también la opción del contacto piel a piel con la madre.

Respecto a las contradicciones de no recibir alimento natural, la doctora explicó que una madre transmite mediante la leche, las defensas de agentes patógenos y bacterias que forman parte de la casa y hábitat de donde vive.

«Esta separación y disrupción después del nacimiento, además entorpece el establecimiento de la Lactancia, aún mas si la mamá no cuenta con el personal capacitado para administrar y almacenar la producción de leche», refirió la doctora.