El cumpleaños de todos: Tienda La Doma celebra 30 años de aniversario

Tienda La Doma, el lugar que forma parte de la historia de Jesús María, cumple 30 años. El emprendimiento, reveló que considera como familia a todos sus clientes y agradeció poder ser parte de la comunidad. Además de vestir a muchísimas generaciones y ofrecer una amplia variedad de productos únicos, se distingue por ejercer actos solidarios en más de una ocasión.

Compartilo con alguien:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter

La Doma, ubicada en Tucumán 536, es una de las tiendas con más antigüedad en la ciudad de Jesús María. El lugar que hasta casi forma parte de la historia jesusmariense, celebra sus 30 años de aniversario . En diálogo con Radio Jesús María, Fabiana Pitrau, no dejó de agradecer en ningún momento, el apoyo de todos los ciudadanos y manifestó que considera a cada uno como una familia.

Nació como una empresa familiar, en sus comienzos entre las calles Pío León y Córdoba. Allí depositaron todos sus sueños, en un emprendimiento que actualmente sigue creciendo y forma parte de todos. Fabiana explicó que les gusta participar “desde el anonimato”, llegando a la gente de una forma diferente, simplemente siendo una empresa familiar: La Doma. Consideran a su tienda como una segunda casa. En sus orígenes, Fabiana comentó que la emprendieron con mucho sacrificio y trabajo. Antes en Colonia Caroya y luego de tomar una decisión, emprendieron  hacia centro de Jesús María:

“No teníamos cocina, cocinábamos en un anafe. Compramos la casa y después con más sacrificio el local”, recordó. 

La tienda se caracteriza por su humildad y colaboración con otros. Participó más de una vez en temas relacionados a la solidaridad, como «una forma de devolverle a la gente todo lo que le dieron». Además de vender una gran variedad de productos, desde talles únicos, uniformes de colegios, ropa de bebes, ninguna edad queda afuera.

Fabiana consideró que todos en la familia, desempeñan «con mucho trabajo» y responsabilidad la atención y venta de sus productos. Consideró a Nelson Pagnutti, su esposo, al más gracioso y carismático de la familia a la hora de interactuar y comercializa, y a sus dos hijas, María e Inés, dos pilares fundamentales.

La dueña de la tienda, comentó que muchas veces, a pesar de estar trabajando desde temprano, esperan a algunos clientes que salen de trabajar. Luego de cerrar, a las 21 horas, siguen en la tienda, limpiando y satanizando todo el lugar, para mantenerlo en buenas condiciones para sus clientes: “Hay que limpiar todos los días y baldear, en pleno centro se nota cuando está todo sucio”, reveló. 

Muchos de ellos, provienen de otras zonas como Villa Gutiérrez, la localidad Sarmiento, Colonia Caroya y por supuesto sus fieles compradores del corazón de Jesús María.