El miércoles empezó a puro humo