Agua Mansa: para el fiscal Guillermo Monti hubo femicidio

El fiscal de Instrucción resolvió no esperar el informe forense y le imputó a Luis Pérez homicidio doblemente agravado: por el vínculo y por violencia de género. En el momento de la detención del presunto femicida se logró secuestrar abundante material que probaría el vínculo con el hecho luctuoso.

Compartilo con alguien:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter

Sobre la tarde de este domingo, el fiscal Monti resolvió no esperar los informes de Policía Científica y decidió imputarle a Luis Pérez (54) el homicidio doblemente calificado, por el vínculo y por mediar violencia de género, en contra de Melisa Moyano (40).

Una verdadera conmoción generó en barrio Agua Mansa la noticia sobre el fallecimiento de Melisa más la sospecha de que su muerte podría haber sido provocada por su expareja. No mediaba por parte de ella ninguna denuncia por violencia de género, aunque el motivo de la reciente separación haya sido, precisamente, un hecho violento, según trascendió.

El aviso a la Policía llegó entre las 7 y las 8  de este domingo. Los vecinos del complejo habitacional se quejaron amargamente en contra de la Policía y aseguraron que les pidieron intervención telefónica al menos en tres oportunidades. De hecho, un vecino fue hasta la comisaría para reiterar la denuncia y fue él quien arribó al barrio con los agentes y ofició de testigo cuando tuvieron que derribar la puerta para saber qué había pasado.

Para cuando los uniformados pudieron ingresar, se toparon con el peor de los cuadros: una mujer estaba sin vida en el baño de su departamento 4, en el módulo 9.

Los propios vecinos dieron los datos filiatorios, mucho antes que la propia Policía y que la Fiscalía de Instrucción. Parte del vecindario, de hecho, fue testigo de los gritos de auxilio que la mujer profirió antes de quedar en profundo silencio, entre las 7 y las 8 de la mañana.

Conocido en dato de que el hombre -separado de la mujer desde hacía 15 días- se había retirado del lugar, se expidió una orden de demora, que fue concretada en la autopista a Carlos Paz, cuando el hombre viajaba con su hija de ocho años, fruto de la relación de pareja con Melisa.

La niña se encontraba en perfecto estado de salud y fue asistida por los equipos técnicos de la Policía. Se descarta que la niña haya estado presente en el momento en que sus padres discutían y se produjo el hecho luctuoso. Tras los procedimientos de rigor, fue entregada en guarda a una hermana de Melisa.

Sobre Pérez corrió la orden de detención aunque, por el momento, sin carátula concreta. La sospecha es que se trató de un homicidio agravado por violencia de género, es decir, un femicidio. La escena del crimen presentaba evidencias de violencia y el hombre había retirado del domicilio ropa de cama y vestimenta de la mujer que lo comprometerían seriamente con la causa. Todo ese material fue recuperado por la policía y se convirtió en la evidencia que, aparentemente, apuró la carátula que le dio el fiscal Monti a la causa.

Pérez fue trasladado a la comisaría de Jesús María, aunque su estancia allí será bastante corta. Librados los trámites judiciales de rigor: establecimiento de domicilio, datos filiatorios, nombramiento de defensor, podría ser trasladado al establecimiento carcelario de Bouwer