Diego Almada: “Con o sin vacuna, hay que mantener las medidas de bioseguridad”

El referente técnico del COE Central, el médico Diego Almada, pidió la comunidad evitar el relajamiento y no creer que la vacuna hará por si sola un milagro.

Compartilo con alguien:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter

AUDIO| Diego Almada, médico y referente del COE Central

Por estos días, el personal sanitario de todo el país está comenzando a recibir la segunda dosis de la vacuna rusa Sputnik V con la que se completa el tratamiento de inmunización.

En nuestra zona, el Hospital referente de área Vicente Agüero ya comenzó a programar los turnos para vacunar al personal que comenzó a recibir su dosis desde el 29 de diciembre.

Y esta semana le tocaba el turno al médico Diego Almada, referente del COE Central y colaborador del COE Jesús María, que aprovechó la oportunidad para refrescar algunos conceptos y alertar sobre la necesidad de no bajar la guardia.

“Hay que desmitificar la idea de que solo la vacuna será la solución al problema. Con o sin vacuna, hay que mantener las medidas de bioseguridad. En lugares como Japón o Nueva Zelanda no están pensando todavía en la vacuna porque han hecho muy bien el trabajo de prevención. Se trata de comunidades bien educadas y con un compromiso social importante”, señaló Almada para referirse a la opinión generalizada que circula sobre el cercano fin de la pandemia.

Claro que se trata de comunidades –la japonesa y la neozelandesa- en las que la distancia física forma parte de su cultura, muy diferente a la nuestra, tan propensa al abrazo, a estrechar, y a estar cerca. Pero, claro, frente a esta patología eso que consideramos un valor propio nuestro se ha convertido en un disvalor porque incrementa el riesgo de contagios.

“Vemos con mucha preocupación –acotó el médico- esta conducta social relacionada con que esto ya pasó y que tenemos una solución mágica que es la vacuna y no es ni lo uno ni lo otro. La vacuna nos va a llevar gran parte de este año para poder generar anticuerpos en toda la población”.

Almada consideró que, más allá de los docentes y del personal esencial (médicos, fuerzas de seguridad, entre otros), el foco de la nueva etapa de vacunación tiene que ponerse en las personas mayores de 60 años: “Cuando uno ve la carga de mortalidad acumulada del año pasado, en relación al año anterior, ha habido más de 3500 muertes y la gran mayoría de ellas se dio en personas mayores de 60 años, dato que coincide con el impacto que tiene esta enfermedad”.

El referente del COE se mostró preocupado, también, por la temeridad de muchas personas que creen que no les va a pasar nada y han relajado todo tipo de cuidados. “Estamos a la espera de que se dé un brote, y no va a ser lejano, y nos va agarrar en medio del proceso de vacunación y no nos va a dar tiempo suficiente para frenarlo”, advirtió el referente del COE.

“La conducta social tiene que ser nuestra aliada, sin dudas, porque es la herramienta que ha demostrado dar mejor resultado”, concluyó Almada.