Impecable y prolijo; así probó sonido El Chaqueño Palavecino