Rubén Ferreyra: Un jardinero que ahora siembra sueños

El actual intendente de Sinsacate empezó cortando el pasto de joven. Creó su propia empresa y creció rápidamente. Fue secretario del Concejo Deliberante. Con cuatro hijos y cinco nietos, se define muy "familiero".

Rubén Ferreya es un tipo bonachón y que no le esquiva al laburo. «Si hay que limpiar los vidrios o barrer, yo no tengo problema» arranca diciendo en la nota de La Historia del día en los estudios de RADIO JESÚS MARÍA.

Es que al actual intendente de Sinsacate nadie le regaló nada y comenzó bien de abajo.

«Yo empecé cortando el pasto y hacerle el parque en la casa de los Romanutti, cuando Nora se casó. Y en uno de los viajes que hizo a Buenos Aires, compró semillas; y cuando volvió me dijo:»Vamos a sembrar Rubén» y así empezó todo porque una parte pusimos en el parque de su casa y otra la vendimos» dice Ferreyra.

Así trabajando en el hoy reconocido Vivero Los Nogales tuvo muchas alegrías y pudo formar su primera empresa. «Es hermoso trabajar con las manos y estar en contacto con la tierra. Uno ve el crecimiento de la planta y siempre te da cosas lindas. Sea con flores o frutos pero no te va a defraudar nunca» explica Rubén.

Ferreyra es un tipo agradecido y particularmente a su familia. «Le debo mucho a mis viejos, la educación. A mi vieja no la tengo, pero si estuviera ahora creo que sería muy feliz» dice y se emociona al recordar cuando le tocó ser candidato.

«Yo soñaba con mi vieja y le decía ¿cómo voy a hacer yo cuando tenga que hablar por micrófono? Porque yo no soy político, no se de discurso. Y ella entre sueños, me tranquilizaba.. vos habla con el corazón, que las palabras te van a salir solas» dice Ferreyra entre lágrimas.

Un tipo familiero y que se autodefiende cómo buen asador. «Para mí lo más importante es la familia. Será que mi vieja me inculcó desde chico y por suerte vivimos todos cerca. Nos juntamos bastante seguido» cuenta.

En la municipalidad comenzó a trabajar con Alicio Cargnelutti cómo secretario del Concejo Deliberante. «Yo empecé en la última gestión de Alicio, luego fui al tribuno de cuentas y ahí me conocí con Carlos Ciprián. A carlos lo acompañé cómo concejal y viajabamos mucho a Córdoba y Buenos Aires» repasa.

«Un día Ciprián me dijo: «Mira vos estas muy bien considerado, podés ser candidato a intendente». Y a mí la verdad me iba muy bien en la parte privada, pero acepté y tuve la fortuna que la gente me eligiera» dijo Ferreyra.