Las últimas novedades en la búsqueda de María Eugenia Cadamuro

La mujer de 46 años desapareció el 15 de marzo. El periodista Claudio Minoldo nos relata el diálogo que mantuvo con su actual pareja residente en Miami. También reflexiona sobre las hipótesis del caso que conmociona a Jesús María y a toda la provincia. Cualquier dato llamar al 101.

Compartilo con alguien:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter

)

El periodista Claudio Minoldo recolectó testimonios que permiten reconstruir algunos aspectos de contexto de la desapariciòn de María Eugenia Cadamuro. Amigos, conocidos, y su actual pareja cubana estadounidense aportan pistas y alimentan nuevas hipótesis.

Desde su círculo intimo descartan que la mujer estuviera pasando por algún estadio de depresión. «No tenía ningún motivo para suicidarse según sus amigos (…) hacía lo que le gustaba, decoración de interiores», señala el periodista, quien además confirmó que Cadamuro no pasaba por una situación de urgencia económica.

La mujer residente en los Estados Unidos había llegado a nuestro país en 2016, poco antes de la muerte de su madre. En diciembre arribó su marido cubano – estadounidense, Pedro García y en enero partieron ambos a Brasil de vacaciones.

Entre sus publicaciones de Facebook se encuentra un post con fecha 14 de febrero donde anunciaba que ponía en alquiler la planta baja de su casa en Jesús María. Según los testimonios, María Eugenia volvería a Miami, una vez firmado el contrato de alquiler.

Su última foto de Facebook fue cargada el día 12 de marzo. La postal esta tomada en un restaurant y la rodean dos amigas, tres días después desapareció.«No es la foto de alguien deprimido (..) estaba llena de proyectos», indica Minoldo.

Este fin de semana Claudio Minoldo pudo hablar con Pedro García, quien compungido le explicó que la única información la recibe de amigos y de los medios de comunicación. García se comunicó con la policía, aunque fue poca la información que pudo recibir.

El día de la desaparición la pareja de Cadamuro se comunicó con ella vía internet por la tarde, habitualmente lo hacían por la noche: «Fue una comunicación normal», transmite el periodista.

Una usuaria de Facebook asegura haberla visto en un local de comida rápida de Colonia Caroya.

Luego de esto solo quedo el extraño escenario: la casa cerrada, las ventanas abiertas, la música puesta, y su auto en la puerta. «Da la sensación que salió a buscar algo, iba y volvía». No se sabe nada de Cadamuro desde ese momento.

Cualquier dato llamar al 101.