LEALTAD DEPORTIVA | La conmovedora historia detrás de la foto de César y Franchu

César empuja la silla de ruedas del inagotable 'Franchu'. A la altura del kilómetro cuatro de la Av.Sabattini, de Córdoba, durante la 40ª maratón corrida por los hermanos Stagnaro, deciden 'bajar un cambio', resignando las posibilidades del podio. Aún así, alcanzaron el 4to. lugar en la general. Cómo, gracias a los tres maratonistas que "les hicieron el aguante", resignando ambición por solidaridad.

Compartilo con alguien:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter

)

de semana lograron hace historia, corriendo su 40ª competición juntos: César empuja la silla de ruedas de Franchu y juntos, alcanzan sueños, inmortalizan esperanzas ajenas y motivan a quienes se atreven a ir por más en la vida.

La parálisis cerebral de Franchu, motivo por la cual se traslada en silla de ruedas, jamás fue un limitante para que él se dejara estar en la vida. No. Nunca. Todo lo contrario, siempre demostró compromiso con la vida y supo refugiarse en esos seres que los protegen tanto como lo pelean, bromean, cuentan chistes y exigen en la vida: sus familiares.

Con las cuarenta maratones en la espalda de este ‘dúo de hermanos dinámicos’, César recuerda aquella oportunidad en la que se aventuraron por primera vez a correr juntos: le pasaron por al lado a otro corredor, el cual le dijo: «‘ah, corren en serio’ (risas) no nos tenían fe!» bromea César al recordar aquel momento inicial.

todo queda plasmado, todo queda reflejado, todo rememora a algún momento imposible, inimaginable, a malos y buenos momentos que, muchas veces, no sólo quedan intactos en la retina, sino que se materializan gracias a la captura espontánea de, por ejemplo, una foto.

Y esa foto apareció gracias al ojo astuto de un amigo de César, quien supo inmortalizar uno de esos tantos momentos con sabor a sonrisas en la trayectoria de estos hermanos que no se cansan de dejar huellas de buena energía: tres maratonistas alcanzan a César y Franchu y, en lugar de pasarlos y conquistar el podio, los acompañan hasta el final de la carrera.

«Los corredores que venían siguiéndonos, en lugar de superarnos, decidieron acompañarnos», uno sostuvo el manubrio y otros escoltaron a los corredores adaptados: «al final éramos cuatro acompañando a Franchu», dice César.

«La lealtad deportiva se ve reflejada en esa foto. Había dos posiciones, dos premiaciones en juego y esta gente no le importo eso, le importó colaborar», relata César, coronando, agradecido, sin dudas, la historia de la semana.