Cuento del tío: le dijeron que tenían secuestrada a su hija

Ocurrió el viernes pasado. El teléfono fijo de Marta, vecina de Jesús María, sonó. Del otro lado, un hombre le decía que tenía secuestrada a su hija y que si no le daba dinero, le iba a cortar un dedo. La mujer, incrédula de la llamada y entendiendo la réplica de este tipo de ardid, le dijo: "Te voy a denunciar, te voy a dar, vivo", logrando persuadir al embaucador.

)

Una vez más, una llamada anónima a un teléfono fijo, en una casa de familia de la ciudad de Jesús María, volvió a levantar sospechas aunque, en esta oportunidad, pasándose de la raya: del tradicional cuento del tío bajo el ardid del pariente que pide dinero a su familia, pasaron a decir que habían secuestrado a una persona.

El episodio se registró el viernes pasado pasado el mediodí, cuando Marta se aprestó a atender el teléfono: “‘Tenemos secuestrada a tu hija”, me dijo. Me dio el nombre mío porque salgo en la guía. ‘Le hemos quitado el celular, está en la policía de la Colonia'”, le dijeron los malvivientes.

Marta asegura que le dijeron: “la llevamos a Buenos Aires, la secuestramos, allá le sacamos los órganos, todo”, asegura que le dijeron para atemorizar a la mujer, al tiempo que le exigían dinero que Marta no tenía.

“Te voy a denunciar, a ella no le vas a hacer nada”, asegura haberle dicho Marta a los delincuentes quienes , en palabras de ella, le dijeron: “No, denunciar no. ¿Tenés plata, tenés plata?”, de manera temerosa e insistente.

“Me dijeron que le iban a cortar un dedo, que le iban a sacar los órganos, que le quitaron el celular. Pero no, cuando yo le dije que los iba a denunciar, cortaron ellos”, dice Marta, quien asegura que todo el tiempo estuvo en diálogo con un hombre y que, advertida por este tipo de ardid, supo qué hacer: cortar el teléfono e informar del episodio.