Un barco ruso invadió una playa repleta de turistas