Jean Carlos y Banda XXI harán bailar al norte de Córdoba

El cantante dominicano se presentará esta noche en el Establo Disco. Mientras que la gente de Río Cuarto dará su show en Villa del Totoral

Compartilo con alguien:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter

Jean Carlos se presentará este sábado en El Establo Disco. “Defendiendo la corona” se llama su último disco que vendrá a repasar junto con sus clásicos. 50

En Villa del Totoral el sábado por la noche en el club Colón, tendrá lugar la presentación de Banda XXI.

Jean

Carlos Nació en República Dominicana y desde muy chico mostró interés por la música. En 1984, a los 13 años de edad, comenzó su carrera artística formando parte de un grupo llamado Power. Al año siguiente decidió iniciar su carrera como solista cantando baladas y boleros en fiestas privadas y pub’s, tal como lo hacía su padre. Más tarde, atraído por la salsa y el merengue, ingresó a La Dinámica, luego pasó por La Dominican Band, una de las agrupaciones más importantes de Centroamérica con la que giró por República Dominicana, Puerto Rico y Venezuela. A los 18 años formó parte del grupo Leña; en ese momento Jean Carlos recibió una propuesta para viajar a Argentina pensando que se quedaría en el país solamente 3 meses, pero se instaló por tiempo indeterminado en Córdoba Capital, donde construyó su carrera con mucho esfuerzo y dedicación a base de grandes shows y exitosos discos.

Comenzó a trabajar con el Negro Videla, luego lo llamó Sebastián, y más tarde fue convocado por el popular grupo Tru La La para ser uno de sus cantantes. Allí se desarrolló también como bailarín y compositor, adquiriendo reconocimiento y popularidad, por lo cual un año y medio después decidió lanzarse como solista imponiendo un estilo propio.

“Como yo los amo” (1996), su primer trabajo discográfico, vendió 40 mil unidades llegando rápidamente al Disco de Oro, y este fue sólo el primero de los innumerables reconocimientos que logró a lo largo de su carrera. Al poco tiempo salió a la venta «Ven que tengo mambo».

Nace la banda y no caben dudas de que decir Banda XXI es sinónimo de éxito. El fenómeno hizo su aparición a finales del año 1999, pero tuvo su origen mucho tiempo antes: Miguel Alejandro, su creador, se inició en la profesión como cantante de un grupo llamado «Legión Extranjera» a finales de 1976, cuando tenia sólo 18 años. Pasó el tiempo. Corría el año 1984 y la música popular de Córdoba ya se había transformado en un movimiento que iba ganando cada vez más mercado en gran parte del país, y la inserción de nuevos intérpretes podría tener buenas posibilidades. Un día recibió la propuesta de Omar Diez (persona dedicada a la organización de bailes populares en Río Cuarto), de grabar un demo con posibilidad de que en un futuro se convierta en una edición concreta de su primer disco como solista. De esa manera con el grupo Legión Extranjera y algunos integrantes más, comenzó esta nueva etapa. Pasó casi un año para que se editara aquella primera grabación que estuvo a cargo del conocido compositor y productor Kelo Sánchez. En los años siguientes, mientras recorría distintas localidades y provincias se editaron dos discos más que fueron ayudando a su crecimiento profesional. En el año 1989 a través de una producción que contaba con ocho temas de su autoría y dos covers, pudo ingresar de la mano del sello Magenta al codiciado mercado de Capital Federal y el Gran Buenos Aires. Una vez instalado artísticamente allí comenzó un incesante recorrido por distintos medios e importantes programas con llegada nacional que le permitieron a Miguel Alejandro ganar definitivamente un lugar de preferencia. Lugar que le dio la posibilidad de ganar su primer Disco de Oro. Luego vendrían los de Platino, Doble Platino y hasta el inalcanzable Triple Disco de Platino. Fue en esa época que fue transformando la banda que lo acompañaba en un grupo musical y humanamente sólido, del cual se siente orgulloso.

En febrero de 1999, con trece discos editados, y con más de 22 años de profesión, sintió ganas de cambiar su vida de viajes, hoteles y escenarios por una más tranquila y convencido de que todos sus anhelos como cantante estaban satisfechos, le comunicó a las autoridades de Leader Music, sello para el cual grabó su último trabajo, que los próximos intÉrpretes de su nueva producción serían los muchachos de la banda. Así comenzó a dar por cerrada su etapa de cantante para convertirse en productor de Banda XXI. En marzo de ese año comenzó la búsqueda y la composición de los temas para la primera producción. A mitad de año se iniciaron los trabajos de grabación, sin tener definido aún quienes serían los cantantes. Cuando ya estaba la producción musical prácticamente terminada, a través de un casting realizado entre chicos de Río Cuarto, se decidió que los vocalistas de la banda serían Marcos Gómez y Walter Romero, siendo para ambos su primera grabación. El disco se edita en noviembre de 1999 bajo el nombre de «Los verdugos de la mufa». De esa manera existía la posibilidad de dar a conocer al público de distintas partes del país, la propuesta de esta nueva agrupación. Su primera actuación masiva fue el 10 de noviembre en los festejos de un nuevo aniversario de su ciudad, donde se vio con gran alegría cómo una muchedumbre formada por alrededor de 10 mil personas, en su gran mayoría jóvenes y adolescentes, le daban el sí a esta nueva formación de Río Cuarto.

A partir del año 2000 y con un gran futuro por delante, comenzaron sus presentaciones en distintos lugares del país, donde la única participación de Miguel Alejandro era la de ser testigo silencioso de un fenómeno que fue creciendo cada día más, hasta lograr su primer Disco de Oro, entregado en la noche del 7 de julio en el Club Central Argentino de Río Cuarto, donde además se grabaron algunos temas en vivo que se editaron en el segundo material de la banda. Pero como no todo puede ser color de rosas, también tuvieron algunos contratiempos. En octubre Marcos decide casarse y a los pocos meses de haber grabado el segundo disco comunica su deseo de dejar la banda para encarar un nuevo proyecto musical junto a su esposa, ya que ambos compartían la misma pasión por la música. La última actuación de Marcos fue en febrero de 2001, en el Club Ferro de General Pico.