Convertí la pared en una pantalla táctil por 149 dólares