14 años de prisión para caroyense que abusó a menores por redes sociales

► El condenado es un joven de 25 años oriundo de Colonia Caroya. ► En juicio abreviado reconoció la autoría de los delitos que le imputaron. ► La alerta que disparó la investigación llegó desde Estados Unidos. ► Cuando el acusado fue detenido, encontraron en su computadora miles de imágenes y cientos de videos con contenidos de pornografía infantil.

Compartilo con alguien:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter

VIDEO | Dr. Eduardo Caeiro, representante de niños y niñas víctimas de abuso (Cortesía Jorge Vasalo)

Durante la mañana de este miércoles, en la Cámara 2ª del Crimen condenó a 14 años de prisión a J.E.L., un caroyense de 25 años que reconoció  delitos en contra de la integridad sexual de 13 niñas menores de 18 años y de algunas mayores de edad.

Es una de los pocos casos donde se condena por el delito de abuso sexual sin que haya habido contacto físico con las víctimas.

El juicio estuvo presidido por la vocal Graciela Lucero en sala unipersonal, mientras que la fiscal de Cámara fue Laura Battistelli. Además, un asesor letrado asumió la representación de las víctimas menores de 18 años.

Las partes acordaron un proceso «abreviado», a tenor del artículo 415 del Código Procesal Penal. J.E.L aceptó los cargos que pesan en su contra tal y como fueron elevados a juicio por la Fiscalía de Instrucción de Jesús María, a cargo del fiscal Guillermo Monti.

J.E.L es autor de los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante, producción de material pornográfico infantil, facilitación de representaciones sexuales a menores de edad, contacto telemático con menores de edad con fines sexuales (acoso virtual a niños y adolescentes o Child Grooming), tenencia de material pornográfico infantil, y coacción agravada.

Imagen ilustrativa | El fiscal Guillermo Monti relevó 13 víctimas menores de edad

 

Según trascendió del expediente, ninguna de las víctimas menores de edad vivía en nuestra zona, pero sí hubo víctimas de la provincia de Córdoba y de provincias como Santa Fe, Buenos Aires y Santa Cruz.

Además del acoso y abuso a mujeres menores de edad, la causa involucra a mujeres mayores de Argentina, Venezuela, México, Brasil y España. Con un perfil falso de redes sociales, J.E.L simulaba ser un promotor de una agencia de modelos y les pedía a las “aspirantes” fotografías de ellas en ropa interior.

Una vez que obtenía ese material, las amenazaba con hacerlo público y comenzaba una extorsión sistemática para obtener nuevas fotografías y filmaciones, pero esta vez con contenido sexual.

NOTAS RELACIONADAS