OPINIÓN | Cooperativa de Servicios Públicos: “¡Que se vayan todos!”

*Columna de opinión de Jorge Parodi

La Cooperativa de Servicio Públicos vive la crisis más grave de su historia institucional.

A la hora de escribir esta nota, no tiene Presidente, no tiene Vice, no tiene Gerente y lo que es peor: algunos de los integrantes de su cuadro directivo no tienen vergüenza.

Socios auto convocados frente al edificio de la Cooperativa expusieron su descontento ante la presencia de algunos de los miembros del Consejo de Administración, que se dignaron a dar la cara.

Cuando uno de ellos dijo: “Soy honesto” estalló la carcajada estentórea e irónica de los presentes.

Ya nadie cree en ellos.

Por más que la justicia absuelva a los denunciados de irregularidades y eventuales delitos expuestos, la sociedad  ya dictó su veredicto.

La sanción social de los verdaderos “dueños de la Cooperativa”, de los que se desangran pagando las asfixiantes boletas de los servicios, es inapelable.

El pedido claro  y enérgico de los asambleístas auto convocados  fue contundente.

Lo expresó una de las personas que estuvo allí y se los dijo en la cara:

“Si tuvieran un poco de ética, tendrían que renunciar todos”

Las denuncias de José Chalub, el despido del ex Gerente Javier Foresi y la comunicación de las presuntas irregularidades existentes, fueron el detonante.

Los dichos y las acciones de Chalub son claros y creíbles.

El renunciante Presidente tuvo la valentía de destapar la olla y se encontró con sorpresas más que desagradables.

Por eso la cofradía corporativa cerró aún más sus filas para auto protegerse.

Pero está claro que con un Quijote no alcanza, (aunque también debería reconocer que desde 2012 forma parte del Consejo).

Que de una vez por todas, son los socios los que deben tomar el toro por las astas.

Recordemos los principales puntos de la denuncia ante la justicia:

Denuncian que en los últimos años hubo un monopolio en la contratación de obras.

La ausencia de un procedimiento de compras con límites exactos de pago por monto directo, número de oferentes en licitaciones, y “cajas chicas”.

Algunas empresas deudoras no pagaban intereses.

La “fábrica de postes” es en realidad una “máquina” y no se cuentan con los programas para hacerla funcionar,

Tampoco se compraron los manuales para la fabricación de postes para los potenciales compradores (Telecom y EPEC).

El galpón construido para esta máquina es más pequeña que el dispositivo.

Pero además de las denuncias, Chalub blanqueó lo que le costaba a la Cooperativa (y los socios) la remuneración  del ex Gerente Javier Foresi: “El doble de  lo que gana el titular de la Corte Suprema de la Nación”.

Las millonarias cuentas en rojo en las finanzas de la Cooperativa, las desatinadas y temerarias inversiones.

Se admitió lo que todos sabíamos: la censura previa de los contenidos  periodísticos del Canal de televisión de la Cooperativa, que además, lejos está de amortizar su presupuesto.

En la Asamblea espontanea, una socia narró con lujo de detalles el “método” para la designación de los ingresantes para trabajar en la Cooperativa: a “dedo” y con una recomendación de algún Consejero.  Con una letra inicial en el currículum se indicaba quién lo “acomodaba”, por lo que necesariamente tenía que entrar, sin importar méritos, ni antecedentes.

Les reclamaron la eternización en sus puestos, los aprietes a los empleados, la vigencia de un estatuto  a la medida de los patrones de estancia en lo que se convirtieron, quienes se quedaron a vivir en sus puestos directivos bien remunerados y llenos de privilegios.

Se quejaron de la nula comunicación de las decisiones que se toman, pese a tener un medio gráfico y un canal de televisión.

Los Socios les hicieron notar la histórica ausencia de mujeres en sus eternos cuadros jerárquicos, donde  desde tiempos inmemoriales están  casi siempre los mismos.

Al Síndico le recordaron que está para controlar y  para rendir cuenta a los socios y no para defender a los Consejeros.

El problema es no sólo un ex Gerente sospechado, sino todo un sistema que lo protegió y se benefició.

El problema no son ni 10, ni 100 millones de pesos, sino  el manejo poco claro de unos señores que se creyeron dueños del patrimonio de todos desde hace más de 20 años, en algunos casos.

El problema es que se transformaron en una especie de logia y no permitieron que la gente participara.

El problema es la falta de transparencia.

El problema es el ocultamiento de la verdad.

El problema es que le exigieron a Chalub que mienta como ellos.

El problema es que estafaron la confianza de quienes los eligieron.

El problema que quieren tapar la verdad y lo único que hacen es embarrarla.

El problema, en definitiva, es que está atornillados a sus puestos y a sus beneficios y no se quieren ir.

Es injusto meter a todos en la misma bolsa, hay gente honesta y capacitada, pero lamentablemente por acción u omisión la situación los afecta.

Están en el Titanic y algunos quieren hacernos creer que la orquesta del barco sigue sonando afinada.

Dice el viejo proverbio Latino: “Vox populi, Vox DEI”

La voz del pueblo es la voz de Dios:

Hoy la voz de la gente se hizo escuchar claramente.

La solicitud es imperativa:

Por ética, por vergüenza, por respeto o por lo que sea: ¡Que se vayan todos!