La noche de Rojas tuvo su anticipo siestero