“Logrando un encuentro y esfuerzo común, se pueden encontrar soluciones todos los problemas que nos aquejan»

Las palabras del Monseñor Carlos Ñañez en su diálogo con Luis Yunes en "Ida y Vuelta". En un momento clave del servicio, repasó su historia y valoró el ejemplo del Cura Brochero.

Compartilo con alguien:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter

AUDIO | Monseñor Carlos Ñañez, Arzobispo de Córdoba

Nacido en Córdoba y segundo hijo de cuatro hermanos, estudió en el Liceo Militar antes de inclinarse por el sacerdocio. En los últimos años de secundario, comenzaron las inquietudes que luego se materializaron en el ingreso al seminario en marzo de 1964.

El 9 de agosto cumplió 75 años y como dictan las normas canónicas, presentó su renuncia al Papa Francisco y aún aguarda la respuesta. Ñañez contó que la máxima autoridad de la iglesia puede prolongar la permanencia en el cargo o acceder a la dimisión y seleccionar un reemplazo.

“Mi deseo, en cuanto fuera posible, a la brevedad aceptara mi renuncia», respondió ante la consulta de qué contestación espera recibir.

Aunque este posible paso al costado no implicaría la desconexión de la comunidad sino que en sus planes «jubilatorios» es una opción sumarse a una parroquia para colaborar y ofrecer «disponibilidad para acompañar y escuchar a las personas». El arzobispo remarcó que la gente, durante la pandemia, «ha sufrido mucho, hay muchas heridas».

En cuanto a su relación con el Papa Francisco recordó que siendo presidente de la conferencia «me ayudó mucho y como sucesor de Pedro». “He tenido la oportunidad de encontrarme con él tres o cuatro veces y ha sido siempre muy cordial y amable”, narró.

“He disfrutado hondamente las alegrías del ministerio pastoral como disfruto la labor sacerdotal pero también conlleva eso, dificultades por las responsabilidades ya que es algo demandante”, finalizó.

Imagen: Cba 24n