El Museo Jesuítico se colmó de héroes y villanos

Con una convocatoria superior a las mil personas, la segunda edición del NortComic superó ampliamente las expectativas.

Compartilo con alguien:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter

AUDIO | Gastón Panontini, organizador

AUDIO | Diego Ferreyra y Rodrigo Mariño, cosplayers

Al ingresar a la estancia, cientos de jóvenes se paseaban por los numerosos stands repletos de calcomanías, figuras de acción y remeras.

Mientras se recorría cada rincón podías cruzar a Loki, Batman o El Zorro y en otro lugar, personajes de animé quienes eran mayoría en número.

“Esperamos algo grande en convocatoria pero no así (…) descubrimos que hay mucha gente que le gusta todo esto”, contó Gastón.

Los que se llevaron todos los aplausos fueron los personajes que participaron del concurso de cosplay, una tendencia en aumento.

La palabra cosplay proviene de costume play, es decir jugar con un disfraz. La imaginación y la creatividad son los los principales ingredientes.

“Es una actividad artística, yo lo vivo así. Interpretar un personaje para mi es algo muy lindo que me permite hacer realidad algo que es netamente ficticio”, resumió Diego.

Rodrigo empezó hace siete años, invitado por un amigo participó de un evento y desde entonces continúa desarrollándose en el ambiente.  

Vestido de Wolwerine recorre el Hospital de Niños y distintos comedores en Córdoba para llevar alegría a los más chicos.

“Es impresionante la cantidad de chicos que se suman, hay que darle más difusión (…) es un ambiente muy sano. Acá no hay drogas, alcohol, solo es ir y disfrutar volver a la niñez”, explicó Rodrigo.