Ex sacerdote publica su libro sobre abusos sexuales en la iglesia

Adrián Vitali revela una investigación que pone en evidencia cuál es el mecanismo que utiliza el catolicismo para abordar los casos de violación. “El secreto pontificio. La ley del silencio” será presentado el próximo 21 de octubre en el Museo Jesuítico.

Compartilo con alguien:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter

AUDIO | Adrián Vitali, ex sacerdote y escritor

Según estadísticas de la Conferencia Episcopal Argentina, hay un sacerdote cada siete mil habitantes. Basados en el último censo, serían 6500 aproximadamente los que ejercen en la actualidad.

Tom Doyle, que trabajó en la embajada vaticana en Estados Unidos, afirmó fundado en una larga indagación que en la Iglesia Católica existe un 10% de curas pedófilos. Siguiendo ese análisis, en el país alrededor de 650 tendrían causas relacionadas a abusos pero solo el 1% es denunciado.

Vitali aseguró que «para la iglesia, el abuso de menores no es grave» ya que cuando sucede un episodio de estas características, pesan sobre ellos sanciones leves y en muy pocos casos, son expulsados.

«Hay un discurso hacia afuera para intentar conformar a la comunidad y mostrar que se está haciendo algo pero la praxis hacia adentro sigue siendo la misma, encubrir», reflexionó.

En la zona, hubo dos casos resonantes: Luis Alberto Bergliaffa, párroco de Colonia Caroya durante varios años y Julio Aguirre, al frente de la Parroquia Jesús y María por casi tres décadas.

Bergliaffa fue encontrado culpable de abuso sexual de una menor de edad durante 2011, en Barrio Matienzo, cuya sentencia fue la prohibición del ejercicio público del ministerio sacerdotal por 10 años.

Aguirre, por su parte, recibió la máxima pena en noviembre de 2020, es decir la expulsión del clero pero públicamente, recién se dió a conocer esa decisión siete meses después.

El ex sacerdote propone alternativas para disminuir el contacto innecesario entre los adultos y menores como la suspensión de las confesiones privadas, previa a la primera comunión.

«El 95% de los curas abusadores usó la confesión para indagar sobre sexualidad del niño, su situación social y así elegían a las víctimas», argumentó.