Una mirada económica: la realidad de los comercios

► Brandolín, ex autoridad del Centro Comercial, Empresario y Propietario de Comercio, aportó un repaso interesante sobre la situación de los comercios desde inicios de la pandemia. ► Habló sobre inflación, caída de ventas, debilitación comercial e incertidumbre frente a los próximos seis meses. ► Mencionó ciertas críticas a las decisiones del gobierno, como el cierre de ciertas áreas y la reducida ayuda económica que recibieron. Consideró que en el sector comercial hay menos contagios y más cuidados de sanitización.

Compartilo con alguien:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter

AUDIO | Fausto  Brandolín, Ex Autoridad del Centro Comercial, Empresario y Propietario de Comercio de Jesús María 

 

Fausto Brandolín, en diálogo con Radio Jesús María aportó su discernimiento respecto a la situación de los comercios y sus actividades dentro de un contexto pandémico.

Comenzó por aclarar que los comercios no están recibiendo ningún tipo de ayuda. Si bien, el año pasado los comercios tuvieron acceso al Repro que el gobierno lanzó y pudieron facturar menos facturar menos, Brandolín explicó que la situación inflación no les favoreció.

«No pudimos acudir a ninguna ayuda salvo a los créditos con un interés bajo, estoy pagando 5 créditos solo para pagar los sueldos todavía», comentó

Dicha nómina, permitía a los comerciantes pagar los sueldos por el banco, todos los meses con cierto interés de gracia en 3 cuotas. «Ya no está disponible, pero si lo estuviera no lo volvería a tomar,  porque después se te empieza a acumular y se te hace más pesada la mochila», explicó.

El comerciante remarcó la gran incertidumbre de ahora en más frente a los próximos seis meses. Explicó que no solo disminuyó en gran medida la venta física de los comerciantes sino también la online.
«La gente no tiene plata, la inflación es de un 50 %, el precio de la comida se a ido carísimo, todos hemos perdido poder adquisitivo», remarcó.

Para explicar y tomar dimensión de la situación, Brandolín se remitió al 2014 para explicar que con un sueldo de nivel inicial (9 a 10 mil pesos), se podía comprar 4 lavarropas, estando al precio de 2.5oo pesos. Hoy en día con 50 mil pesos se logra comprar solo uno, su precio tiene el mismo costo que el sueldo de un empleado de comercio.

Frente a esta situación hizo énfasis en que la caída de comercio viene inestable desde antes de la pandemia, caída en venta y en actividad comercial. Como salida y alternativas, el empresario y comerciante de la zona buscó junto a sus colegas algunas respuestas ante presentes problemas:

» Nos hemos reconvertido e ido a la digitalización, logística, capacitación, hemos invertido  mucha plata en tecnología, mantener al personal capacitado, no sabemos hasta cuando», agregó.

Si bien la venta online es el fuerte de su comercio y actualmente cuenta con 20empleados activos, capacitados para ejercer ventas online, a raíz de la pandemia el año pasado Brandolín cerro su sucursal de Colonia Caroya y otro local en Jesús María sobre Julio A. Roca. Y remarcó la «mala organización y poca coherencia» de las decisiones del gobierno, al solicitar el cierre de ciertas áreas y dejar abiertas otras: «Ahora estamos con los negocios cerrados pero los bancos siguen abiertos debitando cheques electrónicos. En la cuarentena pasada por le menos los bancos cerraban, incluso esta la posibilidad de negociar algunos cheques con las empresas, ahora con entran todos los días», comparó.

Reforzando la crítica a las medidas, el comerciante aclaró que el sector comercial siempre fueron los sectores que mas cumplieron con los protocolos.

» En mi negocio donde pueden entrar 10 o 15 personas por día, estamos  cumpliendo con todos lo protocolos, hemos dado un ejemplo en ese sentido, nos hemos adecuado,  invertimos plata en los protocolos hasta de forma online y esos son costos adicionales», contó su experiencia.

NOTICIAS RELACIONADAS: