La historia de una familia devastada por el Covid-19: «Es muy triste lo que nos pasó»

► Su mamá falleció este lunes en Colonia Caroya, su hermana está internada en el Hospital y ella está aislada atravesando la enfermedad. ► "Hay que hacer la cuarentena, nuestra familia quedó destruida", contó Estela Álvarez a Radio Jesús María. ► Criticó el accionar de Defensa Civil de Colonia Caroya: dijo que fueron lentos y no le respondían, "fuimos unos más del montón".

«Mecha» falleció este lunes por Coronavirus. Foto: Gentileza de la familia.

AUDIO | Estela Álvarez.

Entre la muerte, la lucha y el dolor se refleja la situación por la que está atravesando una familia de nuestra zona.  Todo comenzó con un contagio desconocido de un integrante de la familia que luego se replicó al resto. Lamentablemente, en menos de una semana, una mujer de 85 años falleció y su hija está internada en el Hospital Vicente Agüero.

Estela Álvarez es de Pozo del Tigre, un lugar ubicado a unos 5 kilómetros de General Paz. Actualmente está aislada por tener Coronavirus. Este lunes perdió a su mamá quien estaba internada en el Sanatorio Caroya con Covid-19 positivo. Ella vivía en Colonia Caroya junto a su otra hija que está internada en el Hospital en estado reservado, también por cursar la enfermedad.

De acuerdo a lo que contó Estela a Radio Jesús María, tanto su madre como su hermana tenían comorbilidades de diabetes e hipertensión. Sin embargo, dijo que estaban controladas y se cuidaban muchísimo de la pandemia. La primera en tener síntomas fue su hermana. El nexo, aun no se identificó aunque sospechan de una «irresponsabilidad» en el ámbito laboral.

«Mi hermana trabaja como monotributista, reparte embutidos. Ella me comentó que había ido un día y  había algunos con síntomas porque el dueño de ese lugar había estado en una reunión con infectados. Mi hermana se super cuidaba pero tenía miedo. Un día había entrado con una máscara y le dijeron que estaba exagerando (…) Por comentarios se sentía que este hombre había estado en una reunión y no hizo la cuarentena», manifestó Estela.

La semana pasada «mi hermana empezó a tener síntomas, el domingo se descompone y llamamos al servicio de emergencia , el día lunes estaba desmayada con dolor de espalda, dificultad respiratoria y de habla; el miércoles empeoró y la internaron de urgencia porque estaba comprometida», siguió con el relato.

Tras la internación de su hermana el pasado 16 de septiembre, su mamá empezó con algunos síntomas leves y permanecía en aislamiento en su casa en Colonia Caroya. El sábado presentó fiebre y la internaron en el Sanatorio Caroya. «El domingo a la 1 de la mañana me avisan que falleció y no pudieron hacer nada», manifestó.

Estela dijo sentirse desilusionada con la labor de Defensa Civil de Colonia Caroya. Por cuenta propia, ella se aisló e inmediatamente puso en conocimiento al municipio de General Paz (lugar donde ella vive), y reconoció que ellos «sí hicieron lo que tenían que hacer». Aseguró que a su mamá no le hicieron el hisopado en Colonia Caroya y que recién se solidarizaron cuando falleció.

«Tuve que llamar yo a Defensa Civil de Colonia Caroya y fueron después de dos días (…) Muy lento a lo mejor tendrán mucho trabajo, llamaba y no me contestaban, mandaba mensajes para ver si se movían pero claro somos unos más del montón. Le mande mensajes hasta el intendente imagínese la impotencia mía (…) Estoy muy desilusionada porque quiero mucho a Colonia Caroya, me duele porque estamos vulnerables», señaló.

Estela utilizó los micrófonos de Radio Jesús María para enviarle fuerzas a su hermana que está en la sala de aislamiento del Hospital. Así mismo, aprovechó para agradecer y reconocer el trabajo de los médicos del Vicente Agüero.

«Quería hablar porque quería que ella me escuchara para darle fuerza, está internada en estado reservado, hoy tiene más favorable la salud. Se levantó y está evolucionando pero ayer le tuvieron que decir la noticia de mi mamá.

«A mi mamá le decían Mecha, ella era una mujer muy integra, tenía 85 años pero si ves la foto parecía menos, se ponía derecha no quería engordar, era estricta, pituca,  todo el mundo la conoce así. Era una excelente cocinera, hacía 4 mil empanadas para todo General Paz. Ella quería vivir hasta los 100 años para ver a sus nietos», recordó su hija.

Se mostró muy dolida por no poder estar junto a sus dos hermanos. Contó que el menor vive en Córdoba pero no pudo venir por la pandemia. Por último, pidió que la sociedad sea responsable y cumpla con las medidas sanitarias.

«Hay que hacer la cuarentena, cuidarse, van a perder plata 15 días pero van a salvar, nuestra familia quedó destruida (…) Hay que hacer lo que se pueda para poder cuidarnos entre todos. La sociedad tiene que ser parte responsable porque lo que nos ha pasado a nosotros es muy triste, quiero que la gente tome conciencia», concluyó.