La cruda realidad del trabajo infantil en las ladrilleras de Córdoba

Colonia Caroya fue mencionada en varios puntos de un informe publicado por la página de periodismo de datos Chequeado.com. Por un lado por antecedentes de trabajo infantil y la muerte de un menor. Por otro lado se destaca su legislación sobre el uso del suelo: "Sólo el municipio de Colonia Caroya tiene una legislación específica respecto del uso del suelo". Lee el informe completo aquí.

Compartilo con alguien:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter

)

El pasado mes de septiembre voluntarios realizaron una hackathon para construir el mapa de establecimientos ladrilleros del Gran Córdoba y la situación de niños, niñas y adolescentes que viven en las cercanías de los emplazamientos. El hackaton es una investigación colectiva vía internet que comprende la recopilación e interpretación de datos.

En el informe titulado: «Muertes infantiles y marginalidad detrás de los ladrillos cordobeses», la localidad de Colonia Caroya es mencionada por la tragedia ocurrida con un menor en 2013 y la legislación sobre la ubicación de viviendas en cercanía a los emplazamientos.

El dato luctuoso es la muerte de un menor en Colonia Caroya el año 2013. Un adolescente de 15 años murió tras ser atropellado por el acoplado de un tractor mientras trabajaba en un cortadero de ladrillos. El jóven fue uno de los 11 menores que fallecieron en la actividad en la provincia de Córdoba desde el 2008.

La actividad ladrillera presenta un vacío legal inaudito. Sólo el municipio de Colonia Caroya tiene una legislación específica respecto del uso del suelo, la que atiende la demanda central del sindicato: que las viviendas de los trabajadores estén a por lo menos 150 metros del cortadero. El resto de los municipios (incluyendo el de la ciudad de Córdoba) y la Provincia no tienen legislación para abordar el complejo fenómeno.

Las inspecciones de los distintos organismos de fiscalización, aunque permanentes, son insuficientes ante la magnitud de este sistema de producción y las complejidades descriptas.

Los datos más sobresalientes del informe:

* Al menos 11 niños y adolescentes murieron desde 2008 en hornos ladrilleros, y muchos otros trabajan y no van a la escuela.

* Si bien no hay datos oficiales, el Gobierno provincial reconoce el sistema de explotación pero dice que no lo soluciona por temor a un conflicto social.

* La pobreza extrema es el eje de la matriz productiva sobre el que se monta la fabricación de los ladrillos artesanales en la mayoría de los 232 cortaderos que actualmente rodean a la ciudad de Córdoba.

* La primera infancia es el grupo más vulnerable en la vida cotidiana de la ladrillera. Atados a las espaldas de sus madres o deambulando sin la supervisión de adultos, los más pequeños no abandonan esos guetos de barro en todo el día.

* Al no asistir a un centro educativo, el 65% de los niños no tiene contacto habitual con pares o adultos fuera del contexto ladrillero.

* El trabajo de las niñas: En el caso de las chicas, que suplen a sus mamás en las tareas domésticas y de cuidado de los hermanos menores, su participación laboral es aún más invisible, confinada al interior de la casa, ubicada en los fondos del cortadero.

* De acuerdo con la estimación sindical, actualmente trabajan de manera directa en los cortaderos de toda la provincia seis mil personas, de los cuales menos de 200 están formalizadas.

Los expertos, funcionarios y trabajadores consultados para esta investigación coinciden en que las soluciones definitivas pasan por desarrollar parques industriales alejados de las viviendas y desactivar el combo de contrato mediero y trabajo a destajo. Mientras ambos instrumentos legales sigan vigentes, habrá cortaderos de ladrillos propios del siglo XIX en pleno siglo XXI. Y en ellos habrá niños trabajando. Explotados.

LEA EL INFORME COMPLETO AQUÍ.

NOTAS RELACIONADAS

Investigan trabajo infantil en ladrilleras del Gran Córdoba | JUEVES, 22 DE SEPTIEMBRE DE 2016 – 06:18 P.M.