Una promesa hecha hace 52 años que se hizo tradición

Pedro De Blas se encomendó a la Virgen del Valle por un problema de salud. Sus hijos y nietos realizan desde entonces la misma travesía desde Deán Funes hasta San José de Las Salinas a pie y sin parar.

Compartilo con alguien:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter

)

Desde el sábado 6 hasta el domingo 7 de agosto once integrantes de la familia De Blas reeditaron una promesa hecha por Don Pedro hace 52 años. Sólo llegaron a completar los 73 km tres. Pero el resto los asistió y acompañó en la travesía.

Originariamente un problema de salud que lo aquejaba fue el motivo de la promesa a la Virgen del Valle. Si salía de su enfermedad caminaría desde deán Funes con la imagen religiosa hasta las salinas (a donde llegara), Así fue que Pedro levantó una gruta poco antes de llegar al blanco de las Salinas, donde cayó rendido la primera vez de su caminata.

El primer recorrido lo hizo Pedro con 20 amigos. Desde entonces él mismo y cada año con sus hijos y amigos de la familia lo han reeditado. Se organiza un chocolate para los peregrinos que también hacen la procesión.

Gerardo, hijo de Pedro, lo hizo a los 27 años y dos de los nietos que llegaron hasta la gruta este fin de semana tienen esa misma edad .

La familia acompaño caminando 18 horas con una sola parada programada, una cena donde repusieron energías. Sandra, otra de las integrantes del grupo contó que “es una emoción muy grande, no se puede explicar con palabras lo que se siente”