Un emotivo Abel Pintos desplegó sus alas en un anfiteatro repleto

Se vendieron 20669 entradas, la noche más convocante hasta ahora en esta edición. PIntos, de afinada interpretación, fiel a su cálido estilo, entre gritos y aplausos de los fanáticos que cubrieron campo, platea y tribunal, hizo su mágico acuerdo de “amar sin principio ni final”.

Compartilo con alguien:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter

Con acertados temas de Revolución , Sueño Dorado y Abel, quien vendió un millón de copias de su reciente trabajo convirtiéndose a unas semana del lanzamiento en doble disco de platino, Abel volvió a apropiarse de los sueños de sus seguidores.

Con su cálida interpretación, su voz única y su entrega de siempre, deja en la piel y el corazón la sensación de un comienzo abierto esperando más de quien parece no tener techo a la hora de crear.

No hubo canción que no corearan, nada se dejó sin aplaudir.